miércoles, 20 de junio de 2018

En el restaurante Envero se ha presentado las novedades turísticas de la Costa del Sol

El pasado lunes fui convocado en el restaurante Envero por la Oficina de Turismo Málaga-Costa del Sol para hacer la presentación de la oferta turística de Málaga, de costa y también de su interior. Había representación variada local: blogueros, como Chary Serrano; y profesionales que tuve el gusto de saludar y conocer provenientes de cadenas de radio, prensa y televisión locales.


Los datos son elocuentes, más de 12,5 millones de turistas que entraron por el aeropuerto de Málaga y casi 6 millones de turistas que se alojaron en la provincia.

La presentación se basó en un video con la oferta variada que hay en Málaga: 37 museos, 70 campos de golf, 9,200 plazas hoteleras,... cifras que indican su fuerza y dinamismo. 

Después continuamos con la charla y la degustación de tapas que habían preparado en El Envero, con Fernando Villena a la cabeza.

Muy sabroso y refrescante el salmorejo de naranja, así como delicado era el
bocadito de foie, anchoa y mango.

Por supuesto que la paleta ibérica de bellota estaba exquisita, con todo su sabor y un punto de dulzor y salado equilibrado.

La marca es Dehesa de los Monteros y los cerdos se crían y la serranía de Ronda, donde comen tanto bellota como castaña. Muy bien curada.
























miércoles, 30 de mayo de 2018

Nos dieron de catar los quesos de campo andaluces


En esta ocasión nos juntamos los de la Asociación de Sumilleres de Córdoba en casa de Joaquín y Araceli para probar quesos, de distintas leches y elaboraciones, pero todos con la nota en común de ser quesos artesanos. 
¿Y qué es queso artesano? Ellos prefieren casi mejor llamarse quesos de campo, ya que casi todos controlan la calidad, producción y sanidad de su propio ganado: ovejas, cabras y vacas. 
Por supuesto que en la elaboración de sus quesos la mayor parte del trabajo es manual, y debido a la baja producción y mayores costes que los productores industriales se tienen que buscar su nicho de mercado con mucho trabajo.
Recordaba uno de los productores, veterinario y alumno de Juan Bautista Aparicio, que éste le decía que un ganadero debe ser aquel que gana dinero, pero que a veces sí y otras no tanto.
La Asociación de Queseros de Campo recoge a 20 productores, de los cuales hay 5 en Andalucía, y en las que se hace gala de que trabajan para incrementar la calidad de la materia prima, la leche.
José Luis Ares, del IFAPA de Hinojosa, comentó las similitudes entre la elaboración de quesos y vinos. La recogida de materia prima, la fermentación, maduración, envejecimiento son pasos comunes en ambas tareas. Es el productor el que hace llegar las uvas de su terreno, o la leche obtenida por los animales pastando en su terreno, a la mesa en forma de vino o queso.

Probamos en total 12 muestras de queso. 

Y para combinar palillos, uvas y para trasegar, vinos traídos por Joaquin Martinez
el espumoso Beta Sur, de Barbadillo (Jerez, Palomino y algo de Chardonnay), 
el tinto Morosanto Lunera (Ronda, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot y Syrah), y el también tinto Finca Moncloa (Arcos de la Frontera, Syrah, Cabernet Sauvignon, Merlot, Petit Verdot y Tintilla de Rota).

Otros que estaban en casa de Joaquin Morales, y de Montilla-Moriles: 
Dos Claveles, Tauromaquia, Amon (amontillado), Gran Barquero (oloroso y PX).
Comenzamos por un requesón de leche de cabra de la quesería Cueva de la Magaha, que está en Jayena, junto al Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama (Granada). Un queso que apenas se elabora a pesar de sus excelentes propiedades nutritivas.

De esta misma quesería, probamos un queso curado de leche cruda de cabra de gran formato, 9 kilos¡¡¡, parecía un queso parmesano, y con 15 meses de curación: tierno, granulado, sabroso y con un elevado retrogusto.


De la quesería La Verea, probamos sus quesos elaborados con leche de vaca. Dicha quesería está en el término de Fuentes de Andalucía, siendo este municipio sevillano el que cuenta con la mayor cabaña vacuna andaluza. 
En particular ellos recogen 50,000 litros.

Elaboran sus quesos con leche de vaca, no muy habitual por estos lares, y cuentan que los consumidores se sorprenden que sólo sea de vaca. Tanto, que su principal mercado está fuera de España.


Probamos el queso tierno con hierbas aromáticas, dentro del queso, equilibrio de sabores y favores.
También un queso curado, algo más salado que el anterior.
Subiendo de maduración, un queso curado con pimentón, de 14 meses, que en sabor recordaba a un buen queso holandés, con un alto retro gusto.

De la provincia de Córdoba vinieron tres queserías para que degustaramos sus quesos.

De Baena, llegó Gastromonte, que elaboran sus quesos sólo con sus cabras malagueñas. Tienen hasta 25 productos, distintos tipos de quesos e incluyendo también carne de chivo y chivo guisado.
Todos sus quesos los elaboran con leche cruda de cabra. 

Empezamos por un queso de coagulación láctica, con su típico sabor ácido y el toque del aceite en que se conserva por sólo unos meses.
Para entonar el cuerpo, un queso curado en manteca, que se caracterizaba más bien por su sabor dulzón.
Y siguiendo con la maduración de quesos, presentaron un queso curado durante 14 meses. Un queso para los aguerridos paladares: cremoso, picante y muy potente en boca.

Pues sí, había más quesos.

De Villaralto llegó un viejo conocido mío, el responsable de Quesos Plazuelo. Una quesería que no tiene ganado propio pero se abastece de leche de cabra, oveja y vaca de la zona.
Nos dieron a probar la crema de queso de oveja. De estas cremas caen varios botes en casa por Navidades, siempre y cuando no se acaben antes. Una crema sabrosa que conozco bien.
Esta quesería sigue innovando y ofreciendo productos nuevos, como el queso de oveja madurado con infiltraciones de moho. Un queso tierno, rico, algo salado, y con un fuerte regusto a moho.

Y la última quesería, Fuente La Sierra, procedía de Pedroche. 

Es una quesería que elaboran comercialmente quesos desde 2005.
En primer lugar una cuajada láctica madurada, con mucho moho en la corteza. Con un sabor fuerte, pero muy equilibrado. Este queso ha recibido un premio en el Concurso de Quesos Artesanos de Andalucía. 

Con cuajo vegetal habían elaborado un queso de leche cruda de oveja, muy equilibrado en sabor y bien suave. 

Como se puede comprobar un gran surtido de quesos para conocer las buenas elaboraciones que se hacen artesanalmente en nuestra comunidad. 
Una cata entretenida, bien llevada y con coloquio tras la misma con los queseros.

Debo decir que en casa somos buenos consumidores de quesos, y aunque estas queserías apenas tienen recorrido en nuestros comercios, siempre que haya una exhibición de productos locales hay alguno de ellos por allí, y es cuando recargo. Y bien vale la pena, conocerlos y sobre todo probarlos.




















jueves, 3 de mayo de 2018

Presentación del libro "Defectos organolépticos del vino", por Luis Flores



En la sede de la Fundación Prasa se ha presentado el libro "Defectos organolépticos del vino, ¿cuáles y por qué?", escrito por Luis Flores Martí, de la editorial AMV. 

La presentación del autor la hizo Miguel Villa, su compañero de pupitre enológico. 
Es el primer libro de este licenciado en Química y Enología, y que ha supuesto un espléndido trabajo en el que ha revisado los defectos del vino, comenzando por los visuales (turbidez, quiebras, etc.) para continuar con los defectos olfativos, en el que divide el capítulo en los problemas olfativos derivados de las uvas, los derivados de los procesos de fermentación y para terminar con los derivados de la crianza y embotellado. El último capítulo lo dedica los defectos gustativos.

Luis distingue claramente entre los términos olor y aroma, asignando a olor a aquellos que nos recuerden aspectos negativos (olor a reducción, moho, etc.) y aroma lo reserva para los aspectos positivos que describan las cualidades del vino: aroma frutal, lácteo, etc.

Un buen ejemplo de revisión de los defectos del vino, y también de cómo evitarlos.

sábado, 7 de abril de 2018

La Llave, tienda gastronómica, en la Espartería


¿La llave
Sí, el nombre de esta nueva apuesta para ofertar un modo diferente de tomar un aperitivo, o tomarse unas cervezas o vinos es muy sugerente.

En realidad en el local de la calle Espartería, no hace mucho estaba la tienda o almacén de Reto: repleto de muebles, trajes y demás, que daban a la calle un aspecto muy alternativo de ocasión.

Pero mucho antes fue sede de la ferretería La Llave y los actuales propietarios han sacado todo el lustre posible a estanterías, galerías y lo han dejado limpio y lustroso como un San Luis.

Uno de los socios es Mara de Miguel, espíritu inquieto donde los haya.

¿Que tiene de nuevo La Llave? En principio no se trata de un bar, sino una tienda por lo que uno se acerca a un precioso aparador refrigerado y contempla distintos y vistosos platos. 
Tiene además algunos sillones muy cómodos para pasar un buen rato, y que me recordaba al bar donde se sentaban los protagonistas de la serie Friends.

Se pueden pedir platos saludables, muchas ensaladas de cereales, y algún plato de raíz, como el humus de altramuces. En nuestro caso pedimos ese plato (que en argot popular se llama a los altramuces, chochos), y el nombre que se ofrece es en inglés. También pedimos un plato de origen libanés con base de frutos secos.


Hombre, para probar vale, pero si es para tapear hay otros locales con mejor oferta por el centro.
Tienen cerveza, artesana, marca La Judería. Pedimos la tostada. Este tipo de cervezas me convence a medias, y más como nos la sirvieron: del tiempo, nada de fría.

Mara, nos comentó que su local quiere sobre todo vender vino (...¡).

Parece que su principal linea de negocio será la de comprar vinos a granel. Y las estanterías están llenas de bonitas botellas vacías para que los que quieran se lleven su vino a casa.

Tienen ocho surtidores en los que servir copa o rellenar botellas. De cuatro variedades blancas y cuatro tintas: Albariño, Airén, Merseguera, Sauvignon Blanc;  Syrah, Monastrell, Souson y Mencía.

Aquí cambio de letra, por no haber recogido (por falta de información) otras novedades relevantes de la Llave y que no escribí en la primera versión del texto:
Detrás de los surtidores hay grifos donde sirven vermuts.
Su intención es ir cambiando los vinos a granel cada semana. Por ejemplo esta semana dispensarán vino tinto italiano Montelpuciano.
Por supuesto, también se puede comprar vino ya embotellado de distintas zonas de España, y de fuera también.

Como todo grifo, el gas es carbónico. Creo recordar que ya había una tienda en Bilbao que también servían vinos a granel, y que supuso una llamativa novedad.

Pedimos una copa de Albariño, y en este caso el carbónico aumentaba la sensación frutal del vino. Muy rico y sabroso.
Vino fino no tienen (¡), tan solo de tinaja, oloroso y amontillado.

Se pidió una copa de Oloroso, que a mi parecer estaba bien flojo, sin apenas aromas.

Y también pedimos unas cuñas de queso, elaborados en pequeñas y artesanas queserías: bien buenos los dos que probamos.

Aparte de los vinos venden también a granel legumbres, pastas, pero ya en la planta baja del sótano. 
Cuando bajamos me llegó el recuerdo del olor y aromas de la tienda de ultramarinos de mi abuelo en el pueblo de la Sierra Sur de Jaén, Castillo de Locubín: el de las mejores cerezas.

Se está imponiendo la tendencia o moda del granel. Por ejemplo la guía Peñín ha dado una muy buena nota a un tinto riojano,  envasado en bag-in-box, que además está por ahora a buen precio, y parece que ha escocido a muchos bodegueros.

Pero en mi caso cuando quiero algo a granel me llego al puesto de Manolo en el Mercado de Ciudad Jardín, el cual con su acento de Montalbán te vende las mejores legumbres, los mejores ajos, especies las que quieras ,y aceitunas del pueblo. Y a muy buen precio, por lo que animo a acudir a los mercados locales.

En resumen, esperamos mucha suerte al nuevo negocio, pero nop esperen un bar, porque no lo es, sino una tienda especializada en vinos granel. 
La decoración, el ajetreo de la calle, ayuda a que se pase allí un buen rato, y por ahora hay mucho movimiento de personal.



























miércoles, 4 de abril de 2018

II Salon de Vinos de Montilla-Moriles en Córdoba

Como antesala a la trigésima quinta cata de vinos de Montilla-Moriles, el lunes 9 de Abril se celebrará en el Salón de Actos de la Diputación Provincial, una interesante actividad sobre los vinos de la DO  y su papel en la Hostelería y el sector de la Restauración. Cada vez son más reconocidos los vinos locales, y en ello ha tenido mucha influencia el conocimiento de los mismos por parte de los hosteleros, que son los que tratarán directamente con el público.
Por tanto, aparte de las charlas habrá posibilidad de degustar los vinos de las bodegas que presenten sus vinos en dicha jornada, ya que se ha invitado a todas las bodegas que participarán en la XXXV Cata del Vino. 
El programa es el siguiente:

PROGRAMA DE LA II JORNADA VINOS MONTILLA-MORILES PARA PROFESIONALES DEL SECTOR DE LA RESTAURACION Y LA HOSTELERÍA DE CORDOBA
II SALON DE VINOS DE MONTILLA-MORILES EN CORDOBA

FECHA:                               09 ABRIL 2018
LUGAR:                               SALON DE ACTOS DIPUTACION PROVINCIAL DE CORDOBA
HORA DE INICIO:             17.00 H
DURACION:                       4 HORAS APROX.

17.00h  Recepción de asistentes e inauguración
Francisco de la Torre, Presidente de HOSTETUR
Ángel González, Presidente de la Asociación de Sumilleres de Córdoba
Javier Martín Fernández, Presidente del CRDOP Montilla-Moriles
17.15h  Mesa Redonda. EL VINO COMO ELEMENTO ESTRATEGICO EN LA PROMOCION TURISTICA DEL ESTABLECIMIENTO DE RESTAURACION Y HOSTELERIA
Modera:
D. Javier Campos (Rest. La Ermita de la Candelaria, Córdoba), Presidente Comisión de Turismo de CECO
Participan:
D. Jose L. Salamanca (La cazuela de la Espartería, Córdoba), Miembro de la Asociación de Sumilleres de Córdoba
D. Jose A. Barragán (Universo Santi, Jerez de la Frontera, Cádiz), Presidente de la Asociación de Sumilleres de Cádiz
D. Jesús María Claros (Responsable vinos y productos Selección en Loypar, Málaga), Vicepresidente Asociación de Sumilleres Málaga-Costa del Sol
Representante de la zona de Levante (Por confirmar)

19.15h  II Salón de Vinos de Montilla-Moriles
21.00h  Final de la Jornada

19.15h  II Salón de Vinos de Montilla-Moriles
21.00h  Final de la Jornada

jueves, 8 de marzo de 2018

Cavas Torelló, en lo más alto de los mejores cavas










Todos conocemos los cavas, y la mayoría proceden de la zona de Sant Sadurni d´Anoia; aunque la DO Cava comprende otras zonas de producción (Valencia, Extremadura, Rioja,...) que tienen. en común su método de elaboración. 

Dentro de la zona catalana existen varias marcas que se posicionaron como de mayor calidad y que no sucumbieron a la tendencia de largas producciones, ya que marcas muy conocidas en los supermercados están intentando sacar cavas especiales para poder recuperar el tiempo y clientes perdidos.

Estas pocas marcas son quizás menos conocidas, como Recaredo, Gramona, Llopart, Giró, Torelló, Agustí Torelló, Juvé Camps...y otras más o menos conocidas.
Esta semana nos visitó en la Asociación de Sumilleres de Córdoba, en casa de Joaquín y AraceliMarcel, el encargado comercial de Torelló (Agustí Torelló, era su sobrino y es empresa independiente). Un tipo muy agradable, cercano, bien preparado, y que nos relató los orígenes de la bodega Torelló. 
La finca Torelló son 135 Has, en una colina, y era ya una propiedad desde 1395, con dos masías, una en la parte baja de la finca y otra en la alta, dedicando una parte de la misma al viñedo. Torelló pertenece a la selecta clase de bodegas que sólo elaboran cava con su propia uva, y digo selecta porque son sólo un 5% del total de bodegas de la DO Cava Cataluña.


A su vez las bodegas antes mencionadas han consensuado sacar al mercado un vino con un marchamo especial, que indica que ese cava se ha elaborado en una parte especial de la finca, y que todo el proceso de elaboración puede ser corroborado. Se llaman cavas de Paraje.


Torelló, así como las mejores marcas de cava se han decantado por los cavas de crianza, con largos tiempos en botella durante la segunda fermentación, y con aportes singulares de manejo del proceso de autolisis de levadura, como es la agitación de las botellas para provocar la liberación de manoproteínas de la corteza celular y que darán al cava su sello identificativo de frescor, acidez, aromas a levadura, etc.


Para empezar tomamos un vino blanco que podría ser un ejemplo de un vino base para el cava. 
Blanc Tranquille, con las tres variedades que dan cuerpo, acidez y aromas al cava: Macabeo, Xarel·lo y Parellada, además de un 2% de Moscatel. Un vino con 11,5º y aromas a manzana, pera, cítricos y una refrescante acidez.
Lo combinamos con una ensalada de frutas.

A continuación el cava Torelló Brut 2012, con una presentación moderna y atractiva.
Este cava ha estado 5 años en crianza en botella, y es el cava más básico. 
De nuevo aromas a manzana, levadura, y se notaban el amargor, que según Marcel, es propio de la Xarel·lo.
Este cava se combinó con una ensaladilla de bogavante.

El tercer cava fue el rosado Parello Pal·lid. Como se ve un vino con ligero color asalmonado y hecho con Pinot Noir y Macabeo.
Se trata de un cava reserva, como todos, con aromas frutales y florales, también muy fresca acidez.
Luis nos preparó un exquisito bocadillo. Pan con semillas, dentro llevaba guacamole, mostaza, y más cosas, que le hacía ser un manjar. Repetimos y cortamos los bocadillos porque valía la pena. 
En este punto, nuestra mesa, que no sé a cuento de qué, ya nos lo estabamos pasando muy bien, y en la que Raúl demostró cómo cortar un bocaillo con un cuchillo que apenas cortaba, sin destrozarlo,... como me pasó a mi.

El cuarto cava, Brut Nature, tenía ya 70 meses de crianza. Más de 10 años.
Y es el que más vende esta bodega (y sobre 20 euros, para quien se anime a comprarlo). 
Elaborado con las tres uvas blancas, Macabeo, Xarel·lo y Parellada, muestra una evolución perfecta de la crianza en botella. Muy rico, con notas de levadura, fresco, fruta. 
Eso en nariz, porque el gusto en boca era exquisito. Muy equilibrado y potente.
Este cava se acompañó de una brandada de bacalao. Y de una carne muy bien hecha en casa de Antonio F. que ha demostrado tener una familia donde bien valdría que lo invitaran a uno a comer.

El último cava fue el que seleccionaron en Torelló como cava de paraje, el Torelló 225. Se trata de un mosto de las tres uvas blancas habituales, y fermentado en barricas de 225 litros, de ahí su nombre.
Curiosamente no era el cava con más crianza, pero era como los demás un vino muy fresco, de gran potencia aromática y retrogusto.


Fue una muy buena cata, cuatro vinos en botellas Magnum, y expuesta por un buen profesional, que hizo la cata rápida, amena y que dejó que fueron sus vinos quienes nos convencieran. Enhorabuena a la bodega.


Tengo que decir que Jose María cumplió años, lo cual no es noticia, porque todos lo hacemos. Más bien por la alegría que tuvo de poder celebrarlos en compañía de sus amigos y por la inmensa cata que se trajinaron. ¡La leche! Como allí decíamos, ¿cuántos años han cumplido? Seguro que pocos. Felicidades, chaval.

 Y finalmente sólo queda decir que ya muchos nos veremos en la próxima cata de la Asociación.














miércoles, 28 de febrero de 2018

Disfrutando a tope con Willy Pérez de la vitivinicultura de ida y vuelta, y sus vinos

Quien sabe sabe, y si además lo comunica tan correctamente a la audiencia como lo hizo en la última cata Willy Perez, queda una sensación de haber participado de una noche especial hablando y catando los nuevos vinos de Jerez.

Ya han pasado por la Asociación de Sumilleres de Córdoba cuatro jovenes pujantes de Jerez: Armando Guerra, Ramiro Ibañez, Alejandro Narvaez y ahora Willy Perez.
 
¿Cuatro? Y habrá muchos más. Debe ser un placer estar una semana alrededor de ellos, oyendo, yendo de acá para allá, aprendiendo y sintiendo el empuje de lo nuevo, y bien hecho.

Hijo de Luis Pérez (enólogo que fue de Domeq y catedrático en el grado de Enología en Cádiz), y con la historia familiar alrededor del vino, el proyecto que tienen es conocido por muchos por el tinto Garum. La plantación comenzó en 2002 y emplearon variedades foráneas, como Petit Verdot, Syrah, y ya en 2011 plantaron la Tintilla, de Rota. Aparte de Palomino y Pedro Ximenez a las que se dedica la mayor parte de Jerez. 
El comentó que se han perdido al menos 43 variedades autóctonas andaluzas, y algunas se trata de recuperar en el Rancho de la Merced en Jerez.

En la cata coloquio monologo de Willy se refirió a la historia de los gremios de Jerez en 1750, antes de la llegada de Juan Haurie, y que inició la saga d Domeq: viticultores, bodegueros, almacdenistas. El rompió los esquemas haciendo piña con otros y enfrentándose al Duque de Medina Sidonia, con el fin de hacer ellos todo el proceso. ¿Con qué fin? Como conocían los terrenos, cómo hacer vino, cómo venderlo, envejecerlo, para sacar el máximo de rendimiento económico. Según estudios historicos, en Cádiz comenzó el capitalismo antes que en Manchester.

Para quien le interese, Willy y Ramiro han escrito y está a punto de sacar el libro Las añadas en el Marco de Jerez -Los sobrinos de Haurie-.
Porque se han leido todo lo que ha caido en sus manos sobre los vinos de Jerez y la historia que los rodea. 
A modo de resumen anectorario: 
Willly viajó a Australia para formarse en la vitivinicultura de climas cálidos, en los que los australianos nos ganan por goleada. La mejor zona es la de Barosa Valley y una finca de calidad superior es Tintilla State. Cuando volvió a Jerez, comprobó quee esos nombres se los puso un inglés que quiso aprender lo máximo de la enología de mayor prestigio en aquel ttiempo (1835), con Domeq: pagos de albariza de calidad, plantación en fincas controladas, podas, etc. Y resulta que los nombres anteriores hacen referencia a la playa de la Barrosa y a la Tintilla, que perduró en los terrenos arenosos de Rota del ataque de la filoxera. Y que en el siglo XX sólo conservaba una parcela la Bodega El Gato, en Rota, como un recuerdo, del que han cogido  todos las yemas para propagar esta variedad.
 

Actualmente ellos recogen la uva en varios pases, algunos con vendimias nocturna: aclareo de uva verde (con unos 10º) para brandy; uva madura, para finos; aún más madura, para oloroso y sobremadura para dulces de Jerez o raya. 
Antiguamente la clasificación era: Palma (fino)-Cortado-Raya (dulce)

Pasando a los vinos.
- El Muelle, del 2016, Pago Carrascal, Palomino fino, 14%. 
Esta finca ya se recoge como viñedo en 1414; sí 600 años antes. Un blanco con mucha fruta y floral, eso sí más bien ligero en boca. Vino hecho con un 20% de uva asoleada para dar más grado al final. 
Luis prepraró verduras con Setas y aliño Thai.
Muy armónico en boca, goloso.

- El Triángulo, del 2014, hecho con Tintilla del pago Balbaína, cercano a la costa, 14%. 
Con fruta roja, un vino sencillo, 5 meses en barrica, con equilibrio y una fresca acidez: característica de esta variedad.
La cuñada de Antonio F. preparó unos exquisitos pimientos rellenos. A sus pies, señora.
 
- Tintilla, de una finca más calcárea y más altura que la anterior. 
Un vino con 8 meses en barrica, más complejo, pero también ligero de persistencia en boca. Al tener la fermentación un 20% de racimos enteros, el vino es más afilado, más atlántico ya que recuerda a los vinos del norte.
Se tapeó con lomo de cerdo ibérico.

- Fino La Barajuela, del 2014. Pago El Corregidor. Uvas palomino recogidas en el tercer pase de vendimia, y con asoleo. El vino tiene 16%.
Fermentación en bota sin desfangar para que haya contacto de hollejos, semillas, resultando al final el vino naranja. 
Con apenas crianza biológica. Un blanco con muchabfruta madura, más ácido, color atrayente al máximo (espectacular se podría decir).
Araceli nos deleitó con bocaditos de pringá de torreznos y bacalao. Ella decía que fue fruto de una casualidad, pero todos repetimos. Qué arte, Gensanta (como diría el Forges).

 - Oloroso La Barajuela. Del 2013. Mucha concentración, uvas asoleadas, con las botas llenas dejando que la crianza oxidativa hiciera su trabajo. Con fruta madura, muy complejo. El vino hablaba por sí solo. Es el más cualificado de los vinos hechos en la bodega.
Una maravilla.
Pero quedaba más.

- Raya La Barajuela, 15,5%. un vino con aromas de dulzor. Willy dijo que tenía 4 botas y solo una de ellas terminó sin picarse, sabiendo que se la jugaba al no poner sulfuroso añadido en la fermentación.
Aromas a melocotón, cítrico, floral, en boca muy largo y sin emnargo, seco.
Un prodigio de saber cómo hacer las cosas.

En resumen, que actualmente la climatología pone a las variedades en un brete, y como pasa en Montilla-Moriles, en estas condiciones las variedades blancas son las que más dan de sí y sorprenden. O sea, que volvemos a los vinos de antes porque son los que mejor se adaptan al terreno y las levaduras autóctonas se lucen.
Que suerte tuvimos de catar sus vinos, y sobre todo de escucharlo.